Ejercicios para violinistas principiantes

Si estás aprendiendo a tocar el violín, puede que ya estés practicando algunas escalas y arpegios que te sirven para conocer las posiciones de la mano izquierda y también son muy útiles para calentar. Además de las escalas, es bueno realizar algunos ejercicios antes de proceder a estudiar una obra. Los ejercicios pueden variar en función de lo que necesites trabajar, de modo que vamos a clasificarlos y a mostrarte algunos de ellos para que puedas practicar en casa.

Ejercicios de coordinación:

Cuerdas al aire – Si recien estás comenzando a tocar el violín, este ejercicio te ayudará a fijar tu atención en el punto de contacto entre el arco y las cuerdas. Debes procurar siempre mantener el arco en un ángulo de 90º respecto a las cuerdas y sacar un buen sonido sin temblores, desde el talón hasta la punta, y viceversa.

Puedes ir cambiando el tipo de golpe de arco o ligadura en las notas. Esto te servirá para refrescar tus nociones de solfeo y la duración de las notas, además de asegurar que los cambios de cuerda con la mano derecha sean precisos.

 

Cuando ya puedas dominar los cambios de cuerdas al aire con confianza, puedes comenzar a desarrollar la movilidad en los dedos de la mano izquierda sobre las cuerdas.

Campanitas de Lugar

Ejercicios para la mano izquierda:

Colocación de dedos y afinación – Los ejercicios de afinación te ayudarán a entrenar a tus dedos para que puedan localizar los lugares exactos en donde deben pisar la cuerda. Cuando practiques la afinación, comienza muy despacio para oír bien cada tono. Con la ayuda de un metrónomo, puedes aumentar la velocidad poco a poco.

Estudio de Dancla

Agilidad – Cuando domines bien la entonación de un ejercicio, puedes añadirle velocidad hasta que tu mano izquierda se sienta cómoda tocando todas las notas.

Ejercicios para la mano derecha:

Talón, centro, punta – Presta atención al arco y procura realizar ejercicios en los que puedas trabajar el sonido en cada parte del arco. Comienza con cuerdas al aire solamente del talón al centro, por ejemplo. Después, realiza el mismo ejercicio pero esta vez tocando del centro a la punta. Notarás que tu mano y tu brazo derecho deben cambiar el tipo de movimiento y presión según la parte del arco que estés usando.

Estiramiento de dedos – Para este ejercicio no necesitarás el violín, solamente el arco. Agarrando bien el arco con cada dedo en su lugar correspondiente, estira y encoge los dedos sin soltar el arco y sin desplazar las yemas de los dedos de su sitio.

Reforzar índice y meñique – De nuevo solamente usando el arco, flexiona tu dedo meñique hasta que notes que el balance pasa al dedo índice, sin que los demás dedos se muevan, cuando la vara del arco suba, usa nuevamente el meñique para frenarlo.

Estos ejercicios son muy recomendables para todo violinista, ya sea principiante o profesional. 

Cuerdas de violín de cabello humano, ¿y por qué no?

Ya en el año 2014 Tadas Maksimoves, un artista lituano, creó un proyecto en el que utiliza su propio cabello como cuerdas de un violín. El cabello, que permanece adherido a su cabeza, se empapa en pegamento, se pasa por un violín y se toca. Tal cual.

El artista se había fijado en algunas campañas publicitarias en las que se había reemplazado el pelo de caballo de un arco con cabello humano. Le pareció inspirador, pero no lo estaban haciendo correctamente: la música proviene de las cuerdas, no del arco. Es así como decidió hacer el experimento de crear cuerdas de violín con cabello humano.

Para ello, Maksimoves solicitó la ayuda de Eimantas Belickas, uno de los mejores violinistas de Lituania. Sabía que tenía la mente lo suficientemente abierta como para involucrarse. Le gustó la idea y unos días después acordaron una cita. Realizaron pruebas previas con extensiones de cabello reales y pegamento. Al comienzo no estaban seguros de cómo reaccionaría el cabello al pegamento. ¿Sería lo suficientemente fuerte como para hacer un sonido?

El resultado es que el cabello sí logra producir sonido y es bastante parecido al sonido que emite un violín común con cuerdas metálicas, aunque el cabello no pueda estar tan tenso como lo estaría una cuerda de metal.

Pero, ¿por qué no sirve el cabello humano para fabricar arcos?

Según expertos, el cabello humano tiene una estructura diferente y es más débil y delgado que el cabello de caballo. El pelo de caballo es largo y grueso (relativamente), fuerte y tiene una superficie áspera ideal para la colofonia. El anuncio publicitario que probablemente inspiró a Tadas Maksimoves fue lanzado en el año 2013, queriendo demostrar las propiedades fortalecedoras de un acondicionador diseñado para frenar la caída del cabello.

Los subarmónicos en el violín – los tonos más graves que se pueden alcanzar

Una cuerda produce los sonidos más graves cuando no es cortada ni pisada en ninguna parte, por este motivo se suele pensar que el tono más grave que puede alcanzar un violín corriente es sol (G), de la cuerda al aire, puesto que cualquier parada sobre ella causaría un sonido más agudo que sol (G). La violinista Mari Kimura echó esta teoría por tierra al descubrir tonos más bajos que se pueden tocar en la cuerda sol de un violín.

Mari Kimura, intérprete, compositora e investigadora, ha abierto nuevos mundos sonoros para el violín. En particular, ha dominado la producción de tonos que suenan hasta una octava por debajo de la cuerda más baja del violín, es decir, tonos más graves y que hacen vibrar la cuerda a menor velocidad. Esta técnica, que ella llama subarmónicos, le ha valido un reconocimiento considerable en el mundo de la música.

Para alcanzar los subarmónicos con el violín, Mari Kimura aplica técnicas específicas o golpes de arco de bastante presión en el talón, provocando un gran agarre en la cuerda, como si la raspara.

Por lo visto, Mari Kimura hizo este descubrimiento por casualidad, mientras estaba practicando “Tzigane” de Ravel, que comienza con un solo en la cuerda G. Tras numerosos estudios e investigaciones sobre este tema, compuso varias obras para violín que incluyen los subarmónicos:

Mari Kimura es además pionera en el campo de la música interactiva por computadora. En su obra «Voyage Apollonian», presenta un guante especial que, al realizar los golpes de arco, estos crean y controlan una secuencia de animación por ordenador. Mientras toca, los sensores del guante envían datos al software que se ejecuta en su ordenador, lo que provoca que una animación en la pantalla se transforme en varias formas y patrones antes de volver a su configuración original. El módulo funciona como un controlador electrónico para los procesos de sonido digital en tiempo real, como la transformación del sonido y la síntesis del sonido.

Villancicos para violín

En estas fechas tan señaladas no hay nada como avivar el ambiente navideño tocando unos villancicos para toda la familia. Es una genial forma de romper el hielo al comenzar la fiesta familiar o bien para calmar las tensiones cuando el momento lo requiera. Anima a todos a cantar tocando estos villancicos populares:

Noche de paz

Feliz navidad

El tamborilero

La marimorena

We wish you a merry Christmas

Campana sobre campana

Ya vienen los reyes magos

Los peces en el río

Arre borriquito

¡Ay del chiquirriquitín!

Las figuras de Chladni – ¿Se puede ver el sonido?

Las figuras de Chladni son los patrones o dibujos en dos dimensiones que presentan las ondas de sonido sobre una placa dependiendo de las vibraciones de un tono. Se trata de un experimento que realizó el licenciado en derecho, físico y músico alemán Ernst Chladni en 1808 frente a Napoleón Bonaparte. El experimento consistió en observar el movimiento de un puñado de arena que había colocado sobre un plato y hacerlo vibrar con sonidos a diferentes frecuencias. Tras varias observaciones descubrió que las vibraciones de cada sonido hacían que la arena se amontonara en distintos lugares creando patrones bidimensionales llamados nodos.

Chladni se tomó la molestia de diagramar cuidadosamente los patrones, que ayudaron a popularizar su trabajo. Luego entró en el fascinante circuito de conferencias y audiencias en Europa con demostraciones en vivo. Esto culminó con una actuación ante Napoleón, quien quedó tan impresionado que ofreció un premio a cualquiera que pudiera explicar los patrones.

Pero la ley de Chladni no fue demostrada hasta el año 1816, cuando la matemática Sophie Germain logró modelizar este fenómeno, ganando el premio de la Academia Francesa de las Ciencias.

De esta forma se conoce que la ley de Chladni relaciona la frecuencia de modos de vibración para superficies circulares planas con centro fijo como una función de los números m de nodos diametrales (lineales) y n de nodos radiales (circulares), es decir:

donde C y p son coeficientes que dependen de las propiedades de la placa.

Es decir, si este experimento es realizado sobre una membrana circular como la de un tambor, los patrones obtenidos se compondrán de diámetros y circunferencias concéntricas.

En cambio, si se realiza sobre una placa cuadrada, implicará la resolución de la ecuación de ondas en dos dimensiones. Las condiciones de contorno obligan a que el borde de la placa sea un antinodo. Si se resuelve la ecuación para esas condiciones de contorno se encuentra la siguiente solución para las frecuencias de resonancia:

donde a representa la dimensión de la placa cuadrada, v la velocidad del sonido en la placa y (m,n) el número de líneas nodales observadas en horizontal y vertical respectivamente.

Estos patrones también se suelen obtener en la tapa o en la base de un violín y otros instrumentos de cuerda. Los luthiers se sirven de ellos para poder pulir cualquier zona asimétrica.

Si este experimento de realiza con algún fluido no Newtoniano, como por ejemplo melaza o harina con agua, el resultado es aún más impresionante. El fluido comienza a bailar sobre la placa formando figuras tridimensionales fantásticas.

El violín en la música electrónica

La música electrónica actualmente cuenta con muchos géneros o subgéneros musicales, entre ellos están el house, dance, trance, electro, progressive, dubstep, drum &bass, etc. Se denomina electrónica porque para ser producida son necesarios varios aparatos como teclados, sintetizadores, micrófonos, audífonos, monitores de estudio, además de otros tantos softwares diferentes. Esta tecnología ya ha logrado producir sonidos casi idénticos a los que producen los instrumentos musicales, pero aún existen detalles en el sonido de un instrumento de cuerda que las máquinas no han logrado producir al igual que lo haría una persona. Le falta ese toque natural, la variedad de golpes de arco o incluso las imprecisiones sonoras o rítmicas que solamente podrían ser cometidas por la mano humana.

El violín resulta ser un estupendo componente en la música electrónica y muchos artistas lo están demostrando. Es innegable que la música electrónica y los nuevos enfoques innovadores para la composición y la interpretación están experimentando una especie de renacimiento en este momento. Reunir estos dos espacios genéricos puede resultar en la fusión de estilos que van desde el techno hasta la música ambiental, sin mencionar las nuevas formas de música que ni habíamos escuchado.

Hay quienes realizan covers de temas conocidos:

Otros optan por las improvisaciones sobre las tonalidades dadas:

El tipo de violín idóneo para hacer música electrónica es el violín eléctrico, que tiene un cuerpo sólido, lo que significa que requiere un amplificador para poder emitir el sonido. Un violín acústico también podría servir en la música electrónica, pero quizás necesite un micrófono adicional para regular el sonido.

Loop Station o Pedales de Bucle

También están los artistas del «Loop Station». Ellos usan un dispositivo con forma de pedal que permite al artista crear todos y cada uno de los sonidos, para después grabarlos y añadirlos uno sobre otro por compases.

A falta de todos estos aparatos, además existe una amplia variedad de aplicaciones que puedes descargar para hacer música electrónica y loops tú mismo, lo único que necesitas es inspiración.

Música para bodas – cuarteto de cuerdas

Ventajas de contratar un cuarteto de cuerdas para una boda

Un cuarteto de cuerdas se compone tradicionalmente de dos violines, una viola y un violonchelo. Cada músico juega un papel en la creación de un sonido elegante y bien equilibrado en una amplia gama de tempos y estilos para adaptarse a la ocasión. Cuando se trata de seleccionar la música para una boda, hay muchas cosas en las que pensar. Aquí te proponemos algunas razones por las que un cuarteto de cuerdas podría ser una estupenda elección:

  • Crea una atmósfera ideal

Un cuarteto establece un telón de fondo como ningún otro, capturando a la multitud con un sonido fascinante. El aura que crean se fusiona a la perfección con los eventos alegres de un día tan especial, creando el ambiente perfecto.

  • De confianza

Los músicos clásicos están bien entrenados y son altamente profesionales. Eso significa que se puede confiar en ellos para tocar exactamente lo que se les ha pedido en el momento adecuado.

  • Tradicional

Para los repertorios de música clásica que todos esperan oír en una boda, nada mejor que un buen conjunto de instrumentos de cuerda.

  • Versátil

Proporcionar una banda sonora impresionante para caminar por el pasillo es una cosa, pero no subestimes la capacidad de un cuarteto de cuerdas para cambiar el ambiente después de la ceremonia. Pueden adaptar su energía, tempo y estilo general para la recepción. Y muchos cuartetos pueden incluso ofrecer interpretaciones divertidas de música moderna, un placer para la multitud.

  • Valor

En última instancia, los cuartetos de cuerda pueden completar elegantemente cualquier boda, lo que los convierte en una excelente relación calidad-precio. Es posible que muchos de los invitados rara vez tengan la oportunidad de ver ese tipo de música de cerca, por lo que el factor sorpresa adicional es una ventaja invaluable.

Si estas planeando una boda y buscas repertorio musical con instrumentos de cuerda, o bien si formas parte de un cuarteto de cuerdas y necesitas ideas nuevas para tus bolos, hoy queremos mostrarte algunas piezas musicales clásicas que suelen oírse a menudo en los enlaces nupciales, así como repertorios bastante más modernos y canciones que quizás pidan los novios e invitados.

Repertorio de bodas clásico:
– Canon de Pachelbell
– Marcha nupcial de Mendelssohn
– Coro nupcial de Wagner
– Aire de J.S. Bach
– Ave Maria Schubert
– Ave María Bach-Gounod
– Sueño de amor de Franz Liszt
– Primavera, de las Cuatro Estaciones de A.Vivaldi
– Serenata de Haydn
– Meditación de Thais, de Massenet
– Pequeña Serenata Nocturna, de Mozart

Canciones de jazz y contemporáneas:

– The way you look tonight de Frank Sinatra
– What a wonderful world, de Louis Armstrong
– Moon river, de Henry Mancini
– Love me or leave me, de Nina Simone
– Blue in Green, de Miles Davis
– Body and Soul, de Billie Holiday
– Fly me to the Moon, Frank Sinatra
– All you need is love, Beatles
– Perfect, de Ed Sheeran
– Marry you, de Bruno Mars
– I´m yours, de Jason Mraz
– Aleluya, de Leonard Cohen
– All for love, Bryan Adams
– Can´t help falling in love, Elvis Presley
– La vie en rose, de Edith Piaf
– Love of my life, Queen

A continuación podrás encontrar algunas partituras imprescindibles:

¿Cuándo es necesario acudir a un luthier?

Si tocas un instrumento de cuerda, como un violín, una viola, un violonchelo o un contrabajo, es posible que la sensación y el sonido cambien casi a diario. ¿Por qué sucede esto? La respuesta es que las maderas de abeto y arce de tu instrumento son materiales higroscópicos, lo que significa que absorben la humedad de la atmósfera que los rodea. Nunca debemos olvidar que los materiales naturales que componen un instrumento de cuerda provienen de los organismos vivos que llamamos árboles.

Esos árboles toman nutrientes del suelo, la luz solar y el agua, y respiran dióxido de carbono y expulsan oxígeno, lo contrario de lo que hacemos. A pesar de que un árbol sea talado y se convierta en el instrumento que tocas, la madera sigue reaccionando a su entorno. Y estos cambios significan que tu instrumento necesitará ser revisado regularmente por un técnico capacitado conocido como luthier.

¿Que es un luthier?

Un luthier es un profesional altamente capacitado que se especializa en la artesanía y el mantenimiento de un instrumento de cuerda. Estas personas dedican años a estudiar la madera y la construcción de instrumentos y aunque un violín ya suene bien, el luthier busca constantemente formas de hacer que suene mejor y sea más cómodo para el músico que lo usa.

¿Con qué frecuencia hay que visitar a un luthier?

La frecuencia con la que necesitas llevar tu instrumento a un luthier depende de muchos factores, incluida la frecuencia con la que lo tocas y cuán drástico es el cambio estacional en el lugar donde vives. En general, es una buena idea que un luthier revise tu instrumento al menos una vez al año. Tras la inspección, el luthier buscará lo siguiente:

Estado general e integridad del instrumento. ¿Hay zonas abiertas o grietas en la madera? Estas cosas son inevitables en la vida de cada instrumento de cuerda y no son culpa del ejecutante, pero si ocurren, es necesario un servicio inmediato. Cerrar una apertura que se ha despegado suele ser un asunto simple en el que el luthier aplica gotas de pegamento para pieles y sujeta la zona durante la noche para asegurarse de que esté bien cerrada. Las grietas, por otro lado, presentan más de un problema. A menudo, el luthier necesitará quitar toda la tapa superior del instrumento para instalar “tacos” en el interior para mantener la grieta sellada en su lugar y completar la reparación.

Inspección de puentes. ¿El puente del instrumento está sano y bien posicionado sin deformaciones? ¿Son correctas las holguras de las cuerdas? De lo contrario, el puente puede requerir algún ajuste o incluso reemplazo.

Inspección del diapasón. ¿El diapasón está liso y bien formado? Durante largos períodos de tiempo, el movimiento de las manos y las cuerdas provocará un desgaste que un luthier puede remediar remodelando y restaurando el contorno del diapasón. Esto ayudará tanto con la entonación como con el cambio de posición, haciendo que el instrumento sea más cómodo y receptivo.

Estado de las clavijas. Las clavijas son un componente móvil del instrumento y, con el tiempo y el uso constante, los orificios de las clavijas pueden volverse ovalados debido a la tensión de las cuerdas. Esto puede provocar que se deslice o se pegue, lo que provocará problemas de entonación. El luthier determinará cuándo deben repararse, un proceso en el que se usa un escariador para restaurar los orificios de las clavijas a una forma circular. Luego se aplica un compuesto a los ejes de las clavijas y se reinician en la caja de clavijas para una acción de afinación suave y confiable.

Quizás la parte más importante de una revisión es el ajuste del alma. Las almas de violín se cortan para encajar perfectamente en un lugar seleccionado para apoyar completamente la tapa superior y maximizar el tono del instrumento. Con el tiempo, el alma puede volverse demasiado corta o demasiado larga y debe volver a cortarse o moverse para maximizar el tono. Si es demasiado corta forzará una colocación que puede minimizar el tono o causar nasalidad, y puede comprometer la tapa superior si se deja demasiado corta. Un alma larga puede volverse demasiado apretada, causando también un sonido débil y, nuevamente, comprometiendo la tapa. Una grieta en la placa superior en el área del alma es quizás la grieta más grave posible: muy costosa de reparar, altera el tono y se devalúa, definitivamente algo que debe evitarse.

Además de revisar el alma, el luthier revisará si hay costuras abiertas. Las placas superior y posterior están pegadas a las nervaduras con un pegamento bastante débil que fallará cuando la madera se expanda o se contraiga. Esto es intencional; si la costura no falla, la madera puede agrietarse y provocar una reparación mucho más crítica. Las costuras abiertas se pueden volver a pegar con bastante facilidad. Las costuras abiertas pueden ser otra razón para el tono débil, ya que restringirán la vitalidad de la placa superior y pueden causar sonidos de «zumbido» no deseados que volverán loco a cualquier jugador.

Las clavijas también necesitan mantenimiento a medida que cambia el clima. La caja de clavijas de arce se expandirá en verano y se contraerá en invierno, lo que hará que las clavijas se vuelvan pegajosas o resbaladizas. Por lo general, esto se puede abordar con compuestos que el luthier aplica a las clavijas. Con el tiempo, los orificios de las clavijas pueden achatarse, por lo que un redondeo rápido de los orificios también puede ayudar a la eficacia de las clavijas.

Más allá de estos ajustes, una revisión podrá incluir una limpieza y pulido (la acumulación de resina dañará el barniz con el tiempo y puede reducir el tono), revisar las cuerdas (se desgastan o pierden el tono después de 6 a 12 meses meses de vida), revisar diapason supuesto, el luthier verificará cualquier otro problema que pueda haber surgido.

También es aconsejable realizar un mantenimiento adecuado del arco y sus cerdas. Un luthier puede cambiarlas en caso de que comiencen a escasear, o bien puede limpiarlas (aunque esta tarea también puedes realizarla tú mismo). También podrá reemplazar la pieza de cuero en caso de que esté desgastada y reparar otros detalles en la vara.

 

20 obras de música clásica que oíste en películas

Las bandas sonoras de numerosos largometrajes incluyen obras de música clásica de grandes compositores como Bach, Mozart o Beethoven. De esta forma el cine ha logrado acercar la música clásica a todos los públicos y a menudo disfrutamos cuando en una película oímos una pieza musical que ya conocemos.

Hoy queremos presentarte veinte ejemplos de obras musicales famosas que suenan en películas de cine:

1- J.S.Bach, Tocata y Fuga en re menor – aparece en películas como:

  • Fantasía de Disney (1940)
  • El hombre y el monstruo (Adaptación de El Dr. Jekyll y Mr. Hyde,1931)
  • El gato negro (Edgar G. Ulmar 1934)
  • Un cuento de Canterbury (Powell & Pressburger, 1944),
  • El crepúsculo de los dioses (Billy Wilder, 1950)
  • 20.000 leguas de viaje submarino (Richard Fleischer, 1954).
  • La isla misteriosa (1961)
  • Monty Python: El sentido de la vida (1983)
  • Bad Boys II (2003)

2- W. A. Mozart – Pequeña Serenata Nocturna – Aparece en películas:

  • Batman (Tim Burton, 1989)
  • La hoguera de las vanidades (Brian De Palma, 1990)
  • Ace Ventura (Tom Shadyac, 1994)
  • La teniente O’Neil (Ridley Scott, 1997)
  • Borat (Larry Charles, 2006)
  • Mi nombre es Harvey Milk (Gus Van Sant, 2008)

3- L.v Beethoven – Sinfonía n. 7, 2º movimiento – aparece en las películas:

  • Irreversible (Gaspar Noé, 2002),
  • The Fall. El sueño de Alexandria (Tarsem Singh, 2006)
  • Viaje a Darjeeling (Wes Anderson, 2007),
  • Señales del futuro (Alex Proyas, 2009),
  • Zardoz (John Boorman)
  • El discurso del rey (Tom Hooper, 2010).
  • X-Men: Apocalipsis (2017)

4- Beethoven – Sinfonía n. 9 «Himno de la Alegría» – aparece en:

  • La alegría (Ingmar Bergman, 1950),
  • La naranja mecánica (Stanley Kubrick, 1971)
  • Nostalgia (Andrei Tarkovsky, 1983),
  • Jungla de cristal (John McTiernan, 1988),
  • El club de los poetas muertos (Peter Weir, 1989)
  • «Mr. Jones» (1993)
  • Ace Ventura: Detective de mascotas (1994)
  • Crueles Intenciones (1999)

5- Beethoven Sinfonía n. 5, 1er movimiento – aparece en :

  • Fiebre del sábado noche (1977)
  • Fantasía 2000 (1999)
  • Austin Powers en Goldmember» (2002)
  • Mi amada inmortal
  • Hellboy (2019)

6- Richard Strauss- Así habló Zaratustra – aparece en las películas:

  • 2001: Odisea en el espacio
  • Zoolander
  • Toy Story 2
  • Wall-e

7- R. Wagner – Cabalgata de las Valkirias – aparece en las películas:

  • El nacimiento de una nación 1915
  • Apocalipsis now 1979 Francis Ford Coppola
  • The Blues brothers 1980 John Landis
  • Florence Foster Jenkins 2016 Stephen Frears
  • The lion man 1936 John P. McCarthy
  • Valle del río rojo 1941 Joseph Kane
  • Los viajes de Sullivan 1941 Preston Sturges
  • La Emperatriz Escarlata 1934 Josef von Sternberg
  • Mondo Trasho 1969 John Waters
  • 8½ 1963 Federico Fellini
  • El hombre que corre 1987 Paul Michael Glaser
  • Jarhead 2005 Sam Mendes
  • Norbit 2007 Eddie Murphy
  • Valquiria 2008 Bryan Singer
  • Vigilantes 2009 Zack Snyder
  • Rango 2011 Gore Verbinski
  • La ira del hombre 2021 Guy Ritchie
  • Ejército de ladrones 2021 Matthias Schweighöfer

8- Johann Strauss II – Vals El Danubio azul – aparece en:

  • 2001: Odisea en el espacio
  • Wolf Creek 2 (2013)
  • Horton (y el mundo de los Quién, 2008)

9- A. Dvorak – Sinfonía n. 9 «Del nuevo mundo» – aparece en las películas:

  • Como pez en el agua (1997)
  • Los cuatro fantásticos (2005)
  • Infiltrados  (2006)
  • Tai Chi 0 (2012)
  • To the Wonder (2012)

10- Carl Orff – Carmina Burana – aparece en:

  • Jackass: la película
  • Excalibur (1981)
  • 300 (2006)

11- Tchaikovsky – Danza del Hada de azúcar, ballet Cascanueces – aparece en las películas:

  • Fantasía (1940)
  • El cascanueces y los cuatro reinos (2018)

12- Tchaikovsky – Vals de las flores, Cascanueces – aparece en las películas:

  • Between Us (2003)
  • Springet (2005)
  • Marrying the Mafia III (2006)
  • Adventureland (2009)
  • Tender Waves (2013)
  • About Scout (2015)
  • Lady Bird (2017)
  • Marshall (2017)

13- M. Ravel – Bolero – aparece en películas como:

  • Camino al paraíso (1997)
  • Basic (2003)

14- Brahms – Danza húngara n.5 – aparece en las películas:

  • El gran dictador (1940)
  • Soy espía (2002)
  • Lemony Snicket, una serie de eventos desafortunados (2004)

15- Beethoven – Para Elisa – aparece en las películas:

  • Rosemary’s Baby (1968)
  • Mi amada inmortal (1994)
  • Patch Adams (1998)
  • Sitcom (1998)
  • Elephant (2003)
  • All the King’s Men (2006)
  • You Got Served (2004)
  • Copying Beethoven (2006)

16- A. Vivaldi – Las cuatro estaciones – aparece en películas como:

  • Los cuatro fantásticos (2015)
  • Spy Game (2001)
  • Fire Island (2022)
  • The Hangover (2009)
  • John Wick 3 (2019)

17- Mozart – Rondo alla Turca – aparece en:

  • Archivo confidencial (1965)
  • El Show de Truman – suena por la radio (1998)
  • Las vacaciones de Mr. Bean (2007)

18- Debussy- Claro de luna – aparece en las películas:

  • Fantasía (1940)
  • Siete años en el Tibet – suena a modo de cajita de música (1997)
  • Ocean’s Eleven (2001)
  • La saga Crepúsculo: Eclipse (2010)

19- Chopin – Nocturne op.9 No.2- aparece en :

  • La historia de Eddy Duchin (1956)
  • Al sur del cielo (2021)
  • True Things (2021)
  • The Protégé (2021)
  • El día de la bandera (2021)

20- Tchaikovsky – El lago de los cisnes – aparece en las películas:

  • Billy Elliot (2000)
  • El cisne negro (2010)
  • De dioses y hombres (2010)
La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es musica-cine.png

El violín en el tango argentino

Según estudios se cree que el tango como género musical tiene su origen en las danzas «tanga» provenientes de Africa. Más tarde, se relaciona a la danza habanera afro-cubana, propia del s. XIX. Estas danzas son extendidas desde Cuba y Africa hasta Europa y gracias a ello el tango comienza a formar parte del folclore de diferentes zonas. Algunos tipos de tango que se encuentran entonces son el tango andaluz o tango flamenco, la milonga, la zarzuela, la polka o incluso el vals.

Durante el s. XIX, los emigrantes europeos que llegan a Argentina y Uruguay portan consigo además de sus instrumentos musicales (entre ellos el violín), también la herencia musical del tango, para transformarlo en el género que conocemos hoy en día. No obstante, el tango fue rechazado e incluso prohibido a finales del s. XIX y no es hasta el año 1915 que el tango comienza a ser bien aceptado, gracias a la clase burguesa de Francia, que tenía mucho interés en este tipo de música tan sensual y hermosa.

El violín siempre estuvo presente, siendo una parte esencial del sonido del tango argentino. Además, los violinistas de tango introdujeron técnicas de sonido innovadoras hasta el momento que incluían golpes de arco y todo tipo de percusiones sobre el instrumento, como por ejemplo:

Cepillo Con el arco sobre el diapasón, debes realizar un movimiento en un ángulo de 90 grados hacia el puente. Obtienes una especie de sonido de cepillado de rascado que puedes usar para iniciar acordes y notas rítmicas.

Tambor Esta es una forma de pizzicato donde los dedos de la mano izquierda se colocan de manera diferente. Pones el segundo dedo de la mano izquierda en la cuerda re donde normalmente tocas sol# pero colocas el dedo de modo que el borde carnoso esté cerca de la cuerda sol. Luego, toca la cuerda sol con bastante fuerza y ​​la cuerda debe rebotar en su dedo creando un sonido seco similar al de un tambor. No deberías escuchar armónicos ni notas. Debe estar totalmente seco.

Látigo Es una especie de glissando ascendente rápido que a menudo termina en un armónico. A menudo cubre la longitud del diapasón. También puedes hacer unos cortos en dirección descendente que comiencen en lo alto de las cuerdas E o A.

Sirena Tocas dobles cuerdas, comienzas alto y haces un glisando amplio y lento hacia abajo.

Golpe de Caja Golpear la caja, siendo la caja el cuerpo de su instrumento. A menudo se usa en el bajo y el violonchelo y también es posible en el violín. Puedes golpear en una variedad de formas diferentes, con el pulgar, los nudillos, la palma de la mano. Cada uno produce un sonido diferente.

Chicharra Esta técnica es cuando tocas el hilo de color en la cuerda detrás del puente. Asegúrate de que el arco tenga suficiente resina y coloca el talón del arco en la cuerda para hacer un sonido de percusión áspero. A se usa para acompañar el ritmo.

Pizzicato de banjo o Pizzicato triple

Usando tres dedos de la mano derecha (corazón, anular y meñique) realizas un pizzicato rápido parecido al que se hace al tocar la guitarra

Pizzicato de milonga Esto se usa solo en milongas y se toca pizzicato en las cuerdas detrás del puente.

Strapata Esta técnica sería solo para contrabajo y chelo, ya que no funciona bien con las cuerdas más cortas del violín y la viola. Toca las cuerdas con el arco a mucha velocidad, ya sea con las cerdas o col legno y hazlo rebotar, cerrando la mano hacia abajo sobre las cuerdas al final para crear un sonido de batería tipo redoble

Crujido de espalda Esto es cuando presionas el arco hacia abajo en la parte posterior de tu instrumento y haces rodar la madera del arco sobre las cerdas de un lado a otro. Suena como si algo se estuviera agrietando y rompiendo. No hace ningún daño al violín, solo deja un poco de resina en la parte posterior que se puede limpiar.

Arrastre Esta es una técnica muy utilizada por el piano y el bajo. Es básicamente una especie de efecto que se usa principalmente con sincopas para exagerar su efecto. Colocas el arco y los dedos más abajo que la nota en la que quieres terminar y deslizas ambos juntos hacia arriba creando una especie de sonido crujiente y brillante que terminas con un acento. Esto es utilizado por todas las bandas de tango.

Chirrido brasileño Este sonido se parece al chirrido que produce un tipo pequeño de tambor brasileño. Colocas las yemas de los dedos en la parte posterior de tu violín o violonchelo y con un movimiento rápido los llevas hacia ti a lo largo de la parte posterior del instrumento. Si tus dedos están demasiado secos, no funcionará.

Glissandos no clásicos En el tango, el uso del glissando es parte del lenguaje expresivo. Algunos de los violinistas más famosos del tango, utilizan más de 12 tipos diferentes de glissando en una sola frase. Puedes ser realmente creativo con esto y no hay reglas estrictas.

Articulación Una gran parte de lo que hace que el tango sea tango es la forma en que articulas las notas. Los músicos de tango son muy precisos en esto y tienen un marcato especial corto y percusivo tocado justo en el talón que imita el sonido del bandoneón. Lo contrario es legatos largos, con fraseos de tresillos y una forma de rubato, llamada fraseo, que literalmente baila alrededor del ritmo, empujando hacia adelante y tirando hacia atrás. Este tipo de fraseo es muy importante en las melodías de tango. Piazzolla fue un maestro en esto.

Emoción El elemento más importante de un gran tango es tocar con un 110% de emoción. Si no te involucras de lleno con tu mensaje y música, los tangueros lo sentirán y se quedarán fríos. Esta música representa tanto para la gente de Argentina y para los que bailan el tango que serás desairado si la tocas con poco entusiasmo. Como dicen los músicos de tango, no te molestes en subirte a ese escenario si no estás preparado para dar todo lo que tienes. Debes hablar desde tu corazón.

Libertad Aunque el tango tiene algunas reglas estilísticas, es música popular y por eso siempre hay un espacio creativo para que aportes tus propias ideas. Los solos que obtienes en los tangos son un momento en el que tienes que encontrar tu voz, puedes agregar todo tipo de cosas, desde cadencias de tipo clásico hasta licks de jazz.

Al adentrarnos un poco más en el tango argentino, podemos comprender con facilidad cómo es que son tan pocos los violinistas clásicos que se atreven con este género tan especial. El tango exige mucha pasión y sentimiento a la hora de interpretar, además de un sonido bello.

Astor Piazzolla

Y no podemos hablar del violín en el tango sin mencionar al músico y compositor Astor Piazzolla. Nacido en Argentina de inmigrantes italianos, Piazzolla (1921-1992) pasó parte de su juventud en Little Italy en Manhattan, donde escuchó la colección de discos de orquesta de tango de su padre y estudió con la pianista clásica húngara Bela Wilda (estudiante de Rachmaninoff). Inspirado por el tango innovador del compositor y violinista argentino Elvino Vardaro, el jazz y la música de concierto estadounidenses, y con la formación de su propia Orquesta Típica, Piazzolla revolucionó el tango en los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial.

Pero su camino no siempre estuvo claramente dirigido en la dirección del tango. Piazzolla viajó a París a principios de la década de 1950 para estudiar composición clásica con la legendaria pedagoga Nadia Boulanger. Fue ella quien lo animó a explorar su verdadera voz en el tango.

Después de escuchar al saxofonista de jazz estadounidense Gerry Mulligan, Piazzolla compuso y grabó una serie de nuevos tangos con la Orquesta de Cuerdas de la Ópera de París. Cada vez más, su música comenzó a mezclar tango, jazz y componentes sinfónicos.

Piazzolla transformó el tango mezclando jazz e influencias sinfónicas para crear instrumentales complejos. Pese a que en un principio no fue bien aceptado en su tierra natal, Astor Piazzolla es en la actualidad uno de los autores de tango más reconocidos, además de haber compuesto los geniales 25 tangos para violín y piano.

Para finalizar, veamos algunos de los violinistas de tango argentinos más populares:

Mario Abramovich – violinista y compositor

Antonio Agri – violinista y compositor

Alfredo Gobbi – violinista y compositor

Elvino Vardaro – violinista y compositor