¿Cómo sostener el arco? – Ejercicios para la mano derecha

Una de las partes más desafiantes de aprender a tocar el violín es aprender a sostener un arco correctamente, ya que puede parecer muy poco natural para los estudiantes principiantes e intermedios. Aprender a sostener un arco de violín es extremadamente importante, especialmente para aquellos que recién comienzan las lecciones de violín. Con la técnica de arco adecuada, podrás producir los tonos, golpes de arco y dinámicas que desees. La base de una gran técnica de arco es tu agarre. El agarre de arco correcto le dará a tu mano derecha flexibilidad, potencia y control, siempre y cuando elimines la tensión.

Hay dos tipos de agarres de arco que son los más comunes: el agarre de arco franco-belga y el agarre de arco ruso

El arco franco-belga fue enseñado por algunos de los maestros más importantes del siglo XX y eso significa que muchos de los violinistas más destacados de la actualidad tienen esto bow hold: Joshua Bell, Itzhak Perlman, Pinchas Zukerman son solo algunos.

El agarre franco-belga implica un pulgar doblado y flexible, un meñique que está curvado y activo, dos dedos medios envueltos alrededor del palo y el puntero tocando el palo del arco entre las dos articulaciones del medio. Jascha Heifetz y Nathan Milstein utilizaron de forma muy famosa el estilo ruso. Se trata de una mano arqueada que está muy inclinada hacia el dedo índice, con el meñique recto. 

Entonces, ¿cuál es el secreto para obtener el agarre de arco adecuado? Hoy queremos compartir una serie de pasos sobre cómo sostener el arco de violín tomando ejemplo de la escuela franco-belga. 

PASO 1: Haz una forma redonda con tus dedos Haz una forma de C con tus dedos corazón, anular y pulgar y haz una forma redonda con la punta del pulgar contra el medio y el anular. 

PASO 2: Dobla el dedo índice y el meñique y levántalos ligeramente. Relaja tu mano. 

PASO 3: Coloca tu pulgar (¡recuerda mantenerlo curvado!) Entre el palo y las cerdas del arco, junto a donde termina el talón.

PASO 4: Relaja tu dedo corazón y anular. Deja que el dedo corazón y el anular caigan en su lugar. Tu dedo corazón debe estar opuesto a tu pulgar, el dedo anular al lado.

PASO 5: Coloca tu dedo meñique ligeramente alejado del dedo anular y manténlo curvado.

PASO 6: Por último, pero no menos importante, relaja el dedo índice y déjelo reposar sobre la vara, ligeramente curvado hacia los otros dedos. Por lo general, el dedo índice se coloca en la parte de cuero o con alambre del palo, para mantener tu agarre mientras tocas. Ahora todos tus dedos deberían estar en su lugar. Tu mano debe sentirse relajada y suave, y ligeramente inclinada hacia la punta del arco. ¡Bien hecho! Ahora, todo lo que queda por hacer es practicar.

Para comprobar si tienes el agarre correcto y lo suficientemente relajado, presiona hacia abajo con la punta del meñique. ¿El arco sube? ¿Todavía está en tu mano? Si ese es el caso: ¡lo tienes! 

Relajar la palma y la muñeca

¿Has dominado tu agarre pero te sigue doliendo la mano después de la práctica? Ten cuidado con la palma y la muñeca: no deben sentirse rígidas o forzadas mientras tocas. Mantenlos suaves y relajados, como tus dedos.

Mantener la sujeción correcta del arco de violín

¿Tienes problemas para mantener el arco mientras tocas? ¡No te estreses! Está bien que tu mano se adapte naturalmente a la forma de tu arco. Generalmente, durante los arcos hacia abajo, los dedos estarán curvados, mientras que durante los arcos hacia arriba estarán ligeramente alargados.

Ruidos chirriantes

¿Tu arco se mueve sobre las cuerdas, causando ruidos rasposos? La clave para eliminar esos ruidos es mantener el arco perfectamente recto sobre la cuerda. Asegúrate de que el arco esté en contacto con la cuerda en el punto de contacto exactamente entre el puente y el diapasón.

Ten en cuenta que tu dedo meñique es la clave para controlar el arco: Manten el meñique curvado y tu arco permanecerá en el lugar correcto. Idealmente, el arco debe dibujar una recta, pero debido al arco del puente y la altura variable de la cuerda, para crear un tono hermoso, el arco debe dibujar un patrón de figura de 8 muy delgado. Esto se hace empujando el arco ligeramente hacia tí en el arco hacia arriba y tirando del arco un poco hacia afuera en un arco hacia abajo. Una vez que tengas una muy buena sujeción del arco y puedas comprender los elementos importantes para producir un buen tono, podrás comenzar a aprender diferentes técnicas y golpes de arco.

Ejercicios de sujeción de arco de Itzhak Perlman

 Más ejercicios de sujeción del arco

Coloca tu mano sobre el arco en la posición correcta del arco. Revisa tus dedos. ¿Tu meñique está curvado? ¿Tu mano ligeramente inclinada? ¿Tu mano está relajada? 

Coloca tu mano sobre el arco en la posición correcta del arco. Ahora presiona lentamente hacia abajo con el meñique y siente que el arco se mueve hacia arriba en un ángulo de 90 grados. Luego, vuelve a bajar lentamente el arco liberando la tensión de tu meñique. ¿Puedes sentir la tensión en tu pulgar cuando el arco se mueve hacia abajo? Repite este ejercicio un par de veces. ¡Recuerda mantener la muñeca quieta! Deja que los dedos hagan el trabajo. No te preocupes si la sujeción del arco sigue sintiéndose poco natural durante un tiempo. 

Ahora arrastra la mano hacia la punta del arco y vuelve a bajar sin perder la sujeción del arco. ¡Este es un desafío!

Practicar ejercicios con un lápiz

Coloca el lápiz entre el pulgar y el dedo medio, todos los demás dedos descansan naturalmente sobre el lápiz, tocando el lápiz solo en los puntos de contacto acordados.

Siempre revisa el pulgar y el meñique; deben ser redondos y relajados.

Además, existen accesorios especiales que pueden ayudar a violinistas principiantes a lograr una sujeción correcta del arco.

Golpes de arco

Al tocar el violín, existe una amplia variedad de técnicas o golpes de arco que puedes utilizar para agregar efectos a tu interpretación. Los golpes de arco llamativos como spiccato, staccato y ricochet atraen mucha atención, ya que permiten al violinista hacer rebotar el arco, disparar un aluvión de notas rápidas en la misma dirección y mucho más.

Hoy vamos a enumerar los principales golpes de arco e intentaremos darte una explicación teórica de cada uno de ellos, además de un vídeo tutorial de cada ejercicio, ¡no puedes perdértelos!

1. Legato: arcos suaves y conectados. Las notas de legato a menudo se arrastran; es decir, un grupo de notas se toca juntas en un arco hacia abajo o hacia arriba. En la música, un legato o ligadura parece una línea curva sobre las notas que están todas en un arco. 

2. Détaché: Tocamos una nota en cada arco. Los trazos de arco son amplios pero separados. En la música, las notas simplemente no se arrastran ni se acentúan, los cambios de arcos son suaves.

3. Martelé: notas separadas y fuertemente acentuadas. A menudo usarás golpes de arco grandes y muy rápidos para martelé. A veces se marcan en la música con una línea o un acento sobre la nota, pero no siempre. 

4. Staccato: Es como tocar martelé pero en un mismo arco, deteniendo el arco para cada nota (el arco permanece en la cuerda). Notas breves e independientes con acentos. Staccato se indica en la música con puntos sobre las notas, así como un arrastre sobre el grupo de notas que estarán en un arco. 

5. Spiccato: notas separadas tocadas con un arco que rebota (el arco se desprende de la cuerda). Generalmente, spiccato se usa en pasajes más rápidos que staccato, pero no siempre. Para ejecutar este golpe necesitas tener un hombro relajado, una muñeca flexible, un arco en el punto de rebote y un punto de contacto cerca de la mitad del arco. El arco rebota para cada nota. Esto se indica en la partitura de la misma manera que en staccato (puntos sobre las notas y un arrastre sobre el grupo de notas), pero puedes por el contexto. 

6. Sautillé: golpes separados, muy rápidos y rebotados en el medio del arco. Esto se marca de la misma manera que spiccato y se elige en el contexto de la música. 

7. Ricochet: hacer rebotar varias notas seguidas con un golpe de arco. La mayoría de las veces deja caer la punta y luego sigue rebotando, moviéndola hacia abajo o hacia arriba. Puedes aprender a controlar la velocidad a la que rebota el arco y la cantidad de veces que rebota midiendo la altura desde la que lo dejas caer y controlando cuándo se detiene el rebote. Generalmente se suelen tocar tres o cuatro notas por arco.

8. Sul ponticello: En la interpretación normal del violín, el arco se coloca a medio camino entre el puente y el diapasón. Cuando un pasaje está marcado como sul ponticello, el arco se mueve más cerca del puente o, a veces, incluso justo encima del puente. Esto cambia la forma en que el arco hace vibrar la cuerda. Entonces, en lugar de obtener un tono completo, salen los armónicos más altos. El tono resultante es áspero con un elemento metálico. Los violinistas pueden controlar qué armónicos pasan al frente del sonido alterando la presión del arco sobre la cuerda.

9. Sul tasto: Al tocar sul tasto, el arco se mueve en la dirección opuesta a sul ponticello para que quede sobre el extremo del diapasón. Esto crea un sonido más suave y etéreo que se puede utilizar para secciones delicadas de música. Esta ubicación del arco elimina algunos de los armónicos altos para enfatizar los armónicos bajos.

10. Col legno: Col legno, que se traduce como “con la madera”, pide que el arco se dé la vuelta para que la madera del arco (no las cerdas) entre en contacto con las cuerdas. Si el compositor pide notas largas con la madera del arco, se llama tratto. Si se deseas un sonido más percusivo, deberás golpear la cuerda con el arco, movimiento también conocido como battuto.

Escalas y arpegios

 

Para realizar el calentamiento con el violín, es bueno practicar escalas y arpegios todos los días. Las escalas son una excelente manera de incorporar conceptos más avanzados como cambios de posición, acentos, dinámicas y ritmos complicados. Comprender los componentes básicos de las escalas puede hacer que tocarlas te resulte mucho más fácil.

Las escalas son patrones básicos de notas, ordenados por tono, con mayor frecuencia en orden ascendente y luego descendente. Cada escala mayor o menor cubre todas las notas de la clave en la que se toca; una escala cromática contiene cada semitono dentro de un intervalo de octava. Hay escalas de doble parada en tercios, sextas y octavas, arpegios, escalas pentatónicas, escalas en armónicos, escalas de tres, incluso cuatro octavas.

Cada pieza musical compuesta entre los períodos barroco y romántico; eso es un repertorio de trescientos años; se compone de patrones de escala y arpegio. Pero las escalas no son música. A menos que estés haciendo un examen, nunca se esperará que las toques en público. ¿Quién quiere ir a un recital de escalas, después de todo? 

El famoso virtuoso del violín y maestro Yehudi Menuhin, quien hizo su primera aparición pública con solo 7 años, explica en su autobiografía, Unfinished Journey, que de niño consideraba que aprender un método impuesto de escalas, arpegios y teoría era una pérdida de tiempo. Menuhin describe el viaje que emprendió cuando, a medida que crecía, decidido a mantener su alto nivel de rendimiento y también a convertirse en un gran maestro, comenzó a darse cuenta de que se había saltado lo básico. No tenía idea de cómo hizo lo que hizo.

Para comprender completamente la forma en que se movían sus dedos, Menuhin decidió retroceder, incluso a riesgo de perder la habilidad que había adquirido, y aprendió todas las escalas a todas las velocidades. Aprendió la anatomía de los músculos de su espalda; estudió yoga; buscó el consejo de profesores de violín, bailarines e incluso gimnastas para comprender cómo funcionaba su cuerpo cuando tocaba el violín. La práctica de la escala es crucial para la técnica del violín y, como muestran las exploraciones detalladas de Menuhin, no tiene por qué ser algo aburrido.

La práctica de la escala es repetitiva por naturaleza

Los neurólogos han descubierto que cuando se crea una nueva vía neural, lo que sucede cada vez que haces algo nuevo, por ejemplo, cuando tocas la escala D mayor por primera vez, las fibras aislantes crecen alrededor de esa vía neural. Cuando la vía se usa repetidamente, la capa aislante aumenta, incrustando la acción en su memoria a largo plazo. Se necesitan entre 30 y 50 repeticiones perfectas de una acción para incrustarla en su sistema nervioso, donde se convierte en un hábito o habilidad. Cuando estamos comprometidos emocionalmente con el aprendizaje, este proceso es mucho más efectivo.

La práctica de escalas te da la oportunidad de adquirir una técnica de mano izquierda realmente firme. Desarrolla fuerza, independencia y destreza en los dedos de la mano izquierda. Mejora la coordinación de la mano izquierda y la mano del arco. El control táctil y la sensibilidad de los dedos de la mano izquierda se pueden desarrollar dentro de un patrón de práctica familiar para evitar presionar en exceso, al igual que puedes asegurar el conocimiento del diapasón y la entonación perfecta, una mano izquierda rítmica, cambios prolijos y cambios con toda la mano.

El dominio de las escalas permite que los dedos aprendan el espaciado correcto en cada posición del violín. La práctica de la escala también se puede utilizar para trabajar en la facilidad de ejecución, con especial atención a un brazo derecho relajado, diferentes estilos de arco y pureza de tono. La facilidad para tocar escalas reduce el riesgo de lesiones y estrés, y una comprensión genuina de cómo funciona su técnica conduce a una interpretación consistente y segura.

A continuación se muestran las principales escalas y arpegios para el violín en primera posición.

Afinar un violín

La correcta afinación de un insturumento es imprescindible para poder tocar cualquier obra, y más aún si debes tocar en conjunto con otros instrumentos. Hoy vamos a darte algunos consejos para que puedas afinar tu violín en varios sencillos pasos.

Afinación de un violín

Primero, algunos conceptos básicos. Un violín tiene cuatro cuerdas de grosor variado. Para la afinación estándar, las cuerdas se afinan con un intervalo de una quinta justa entre cada una y se organizan en orden ascendente, desde la nota más baja hasta la más alta: G (Sol), D (Re), A (La) y E (Mi).

Paso 1. Comencemos por la cuerda la (A). Puedes usar un diapasón o un afinador en línea para esta tarea. Si golpeas el diapasón éste te dará un tono la en 440 hz que te servirá de referencia para afinar la cuerda la de tu violín. Debes procurar que tu cuerda de exactamente el mismo tono La que el del diapasón. Si usas un afinador digital podrás ajustar el tono hasta que te marque luz verde o hasta que la flecha te indique que has alcanzado el tono correcto. Puedes usarlo para afinar las demás cuerdas también.

Paso 2. Si los tonos no coinciden deberás afinar la cuerda la de tu violín. Gira la ruedecilla del afinador metálico de la cuerda La para tensar (derecha) o aflojar (izquierda) la cuerda hasta lograr el tono correcto. Si no dispones de afinador metálico, deberás usar las clavijas. 

Paso 3. A veces, afinar mediante las clavijas puede resultar complicado si sostienes tu violín en postura de tocar. Puedes colocar el violín en tu regazo mirando hacia ti, o sosteniéndolo con las piernas. Afloja un poco las clavijas y vuelve a tensarlas mientras haces pizzicato para lograr el tono correcto. Deberás hacer un poco de presión para que la clavija quede en su lugar.

Paso 4. Es posible que no estés usando un afinador digital, en línea, aplicación, etc., y solamente puedas afinar la cuerda la usando una referencia. En este caso, deberás usar tu oído para afinar las demás cuerdas de manera que formen quintas justas. 

El truco de la tiza

A veces las clavijas no agarran bien y al intentar afinar tu violín se destensan solas. Para evitar que esto ocurra, puedes probar a untar un poco de tiza en las clavijas destensadas para que hagan fricción. O bien, puedes usar el grafito de un lápiz para lograr el mismo efecto.

¿Por qué las orquestas afinan en la?

Las orquestas siempre sintonizan el tono del concierto (generalmente A = 440 Hertz, 440 vibraciones por segundo). Convenientemente, cada instrumento de cuerda tiene una cuerda la. Así que tiene sentido que las orquestas de cuerdas afinen la cuerda La al aire de los violines. Y como otras familias de instrumentos se han unido a la orquesta a lo largo de los años, siguieron su ejemplo. 

¿Cuándo empezaron las orquestas a afinar con el oboe?

Cuando surgieron las primeras orquestas a finales del siglo XVII, estaban formadas principalmente por músicos de cuerda. Si bien la atención se centró en los instrumentos de cuerda, a veces se usaban oboístas para fortalecer el sonido de la primera y segunda sección de violín. Pero entonces, los compositores empezaron a darse cuenta de que el tono brillante y de canto del oboe podía aprovecharse mejor. Comenzaron a escribir partes separadas para el instrumento e incluso a crear conciertos para el instrumento (por ejemplo, el Concierto para oboe en re menor de Albinoni).

El método de Kato Havas – eliminar la tensión y disfrutar de la música

 

El “Nuevo Enfoque para tocar el violín”

Kató Havas, nacida en la pequeña ciudad de Keszdivasarhely (Rumanía) el 5 de noviembre de 1920, fue una niña prodigio del violín en Hungría. Introducida al instrumento a la edad de 5 años, dio su primer recital profesional cuando tenía 7. Su compatriota, Emil Telmanyi, quedó tan impresionado con su forma de tocar que hizo que fuera a Budapest a la edad de 8 años para estudiar con Imre Waldbauer en la Academia Franz Liszt. 

A la edad de 18 años, Kató realizó una corta gira de conciertos por Estados Unidos y el 10 de octubre de 1939 debutó en el Carnegie Hall con gran éxito de crítica. Luego conoció y se casó con el autor William Woods, y no pudo regresar a Hungría durante más de treinta años debido a la guerra y la posterior ocupación rusa.

Con tres hijas pequeñas que cuidar, dejó de lado la actuación pública, y fue durante este período cuando lo que se convertiría en el “Nuevo Enfoque” estaba germinando en su mente. Buscó al violinista David Mendoza, quien entendió la verdadera función de la mano izquierda en relación con el brazo derecho, que era forjar el último eslabón de la cadena para su enfoque holístico de tocar cuerdas.

Una faceta de su enseñanza era que aceptaba a cualquiera como alumno, ya fuera un principiante o un concertista solista, y podía dar a cada uno lo que necesitaba. Ya sea en una situación individual o en un taller con 20 o 30 personas, su comunicación fue omnipresente y su carisma lo abarcó todo. Se dijo que en los primeros minutos después de haber entrado en la sala de un taller, pudo evaluar los problemas violinísticos de la mayoría de las personas allí.

Si bien el reconocimiento pudo haber sido inicialmente lento en su propio país, en poco tiempo fue invitada a dar conferencias extensas en todo el mundo donde sus ideas fueron aceptadas con entusiasmo en países como Australia, Nueva Zelanda, Canadá y muchos países europeos. Daba conferencias regularmente en los Estados Unidos, regresando anualmente a California y Nueva Inglaterra para talleres muy populares. En su estudio de Oxford en Inglaterra, donde tenía su sede, se acercó a ella y trabajó con jugadores de todo el mundo.

En 1985, los alumnos de Kató en todo el mundo se constituyeron en “La Asociación Kató Havas para el Nuevo Enfoque (KHANA)”. En 1991 hizo un video de enseñanza en el que pudo demostrar los principios del Nuevo Enfoque en menos de una hora, ¡a la edad de 71 años, una de sus mejores actuaciones en solitario! En septiembre de 2002, cuando la rueda había cerrado el círculo, fue invitada a regresar a Hungría para dar una conferencia en un salón abarrotado de músicos y profesores de la Academia donde había estudiado de niña.

 

Kato Havas

El método de Kató y su “Nuevo Enfoque”

Kato Havas explora los problemas inherentes al tocar y se enfatiza una sensación de bienestar, tanto en el equilibrio físico como en la actitud mental. Los violinistas experimentan la libertad que se hace posible a través del pulso rítmico activo y la sensación de no tener un violín o arco “sujetado”. Dos movimientos o columpios del brazo derecho abarcan todos los “golpes de arco” y movimientos equilibrados y danzantes de la mano izquierda responsables de la calidad del tono, la entonación, el vibrato, liberan a los intérpretes de cuerdas de la ansiedad por los cambios, las paradas dobles y los cruces de cuerdas.

El Nuevo Enfoque no es un método en el sentido ordinario de la palabra. Es un sistema altamente organizado que previene y elimina tensiones y ansiedades. Destaca los aspectos físicos, mentales y sociales de la interpretación con especial referencia a tocar el violín (aunque el Los principios se aplican igualmente a otros instrumentos.) Unifica mente, cuerpo y espíritu, y coordina los equilibrios naturales del cuerpo en un todo poderoso y sin esfuerzo.

El uso de equilibrios naturales elimina el “agarre del violín” y el “agarre del arco”, como tales, que a menudo son las principales causas de dolores de cabeza, dolores de espalda y tendinitis.

Un control interno estructurado con el uso de pulso rítmico; El uso del “oído interno” y del “ojo interno” asegura una transmisión fluida de energía. Estos, junto con la liberación de presión y contrapresión del instrumento, permiten el juego completo de las vibraciones simpáticas y aseguran un vibrato natural. Cantar e imitar, el poder de las palabras y el poder de la imaginación, juegan un papel importante en la realización del máximo potencial del violinista. 

Puedes encontrar la entrevista concedida por Kató Havas para Charlotte Tomlinson en el siguiente enlace

El vibrato – consejos útiles

¿Qué es exactamente el vibrato de violín? El vibrato es una ligera fluctuación en el tono que se usa para crear una calidez o riqueza de sonido. En el violín, es una técnica de mano izquierda; el efecto se produce moviendo el dedo, la muñeca o el brazo. Puedes usar el vibrato para agregar emoción a la música.

Hay tres tipos principales de vibrato de violín: vibrato de brazo, vibrato de mano o de muñeca y vibrato de dedo. Para obtener el mejor sonido, es común una combinación de los tres tipos de vibrato de violín. Muchos intérpretes avanzados utilizan una combinación de cada tipo en algún momento para obtener un vibrato óptimo y altamente eficiente. Un violinista profesional puede cambiar entre usar el brazo o la muñeca según la emoción, la intensidad y el estilo de la música.

Aprender el vibrato para cualquier instrumento de cuerda es un gran paso.  El vibrato agrega plenitud, color rico y variedad a tu interpretación, pero también es muy difícil de aprender y lento de dominar.

Vibrato de brazo

El vibrato del brazo se crea solo con el brazo. A diferencia de otros tipos de vibrato, este tipo es mucho más lento y amplio. Es ideal para una obra de violín lenta o de estilo barroco. Usar solo el brazo para vibrato produce un sonido más lento y amplio. 

Vibrato de mano (muñeca)

La mano es impulsado por el movimiento de la muñeca. Normalmente, el movimiento es rápido y es la técnica de vibrato ideal para añadir estilo a una obra. La mayoría de los violinistas comienzan a aprender a tocar vibrato usando este tipo antes que los demás. En comparación con otros tipos de vibrato, el vibrato de muñeca es más rápido y menos profundo. Se usa para lograr un sonido intenso o crear una sensación viva y colorida en una obra de ritmo rápido.

Vibrato de dedo

El vibrato de dedos es la idea clásica de agitar las cuerdas del violín. Es ideal para lograr intensidad y timbre en lugar de cambios de tono. Básicamente, eliges entre el segundo o el tercer dedo para rodar a lo largo de la cuerda y volver a su posición vertical normal. A pesar del nombre, moverás toda la mano y, a veces, la parte superior del brazo para crear esta forma de vibrato.

Aprender el vibrato de violín

Todos somos diferentes; es posible que tardes unas semanas o unos meses en desarrollar tu vibrato. Acelerar el proceso provoca tensión e incomodidad, haciendo que el resultado final sea menos satisfactorio. Dale a tu mano el tiempo que necesita para desarrollar cada paso y sigue ejercitando incluso los simples calentamientos después de que tu vibrato esté establecido. Los violinistas que pueden vibrar después de un corto período de práctica no necesariamente terminan con un vibrato que suena mejor que los músicos que necesitan meses de preparación y práctica.

Paso 1. Asegúrate de que tu mano, muñeca y brazo izquierdos estén completamente relajados. Practica esto moviendo lentamente la mano y el brazo hasta el cuello del violín hacia el cuerpo del violín y de regreso. Una posición adecuada del hombro es aquella en la que el instrumento se apoya en la clavícula y está relativamente paralelo al piso. Debes poder sostener el instrumento sin la ayuda de la mano izquierda durante breves períodos de tiempo. Todas las articulaciones desde el hombro hasta la yema del dedo deben ser flexibles. Cada persona es diferente, por lo que es posible que se requieran adaptaciones para encontrar la posición correcta para cada individuo.

Paso 2: agrega otro dedo. Cuando el movimiento se sienta cómodo, coloca un segundo dedo en la cuerda. Cuando te sientas cómodo, intenta colocar tu mano en la tercera posición. Elige qué dedo quieres sujetar de la cuerda. Tu palma debe descansar cerca del cuerpo del violín para brindar apoyo. Usa tu muñeca para crear un movimiento de ida y vuelta lento, amplio y relajado sin arco. Asegúrate de que tu mano esté estable y solo mueve tu mano hacia atrás para hacerla volver a su posición original. Practica a diario hasta que puedas incorporar los cuatro dedos en las cuatro cuerdas. Muchos estudiantes dicen que el segundo y tercer dedo son fáciles, mientras que el primero y el cuarto son difíciles.

Observa cómo el instrumento suena como una sirena de camión de bomberos. Este sonido es perfectamente normal durante este ejercicio. También puedes completar una práctica similar sin el violín con una pequeña pelota antiestrés de goma. Sosten el objeto y practica el movimiento que necesitas para el vibrato moviendo la mano hacia atrás desde la muñeca y luego hacia adelante. Todos los estudiantes deben realizar este ejercicio durante al menos un par de minutos antes de cada práctica, o para obtener los mejores resultados, todos los días. Continúa trabajando en el ejercicio durante algunas semanas antes de intentar pasar a los otros pasos. 

2. La mano izquierda debe estar equilibrada y libre de tensión. Generalmente hay tres puntos de contacto en la izquierda. La articulación de la base de los nudillos del dedo índice de la mano izquierda es generalmente el primer punto de contacto. Las diferencias en el tamaño de la mano pueden imponer un punto de contacto ligeramente más alto o más bajo que la articulación de los nudillos de la base, según el individuo. El objetivo final es que los dedos de la mano izquierda creen una forma de caja que luego permitirá que se flexione la primera articulación de los nudillos. El segundo punto de contacto es la yema del dedo. El tercer punto de contacto es el pulgar. Las recomendaciones de los profesores y los artistas con respecto a la ubicación del pulgar varían. El elemento más importante es que el pulgar está suelto a través de las articulaciones hasta la muñeca.

3. Puedes empezar con las actividades de pre-vibrato durante el primer año de instrucción. Las actividades de pre-vibrato pueden comenzar mientras se desarrolla el marco de la mano izquierda. Haz un círculo con el dedo índice y el pulgar, e intenta enderezar y doblar la primera articulación de los nudillos. Este ejercicio debe repetirse con cada dedo. 

4. Transfiere los nudillos flexibles al instrumento. El diapasón de violín proporciona una excelente guía física para que puedas practicar una articulación flexible del primer nudillo antes de vibrar en la cuerda. Alinea la mano izquierda en el cuerpo del instrumento de modo que el dedo que está practicando toque ligeramente el cuello y la uña esté mirando hacia el puente. El diapasón del violín evita que la mano  se tuerza y ​​guía el dedo hacia adelante y hacia atrás. 

5. Desengancha el nudillo de la base del dedo índice. La articulación de la base del dedo índice debe soltarse del costado del instrumento antes de vibrar por dos razones: 1) Desenganchar el dedo índice permite que exista un pequeño espacio entre el dedo índice y el cuello del instrumento para que el la mano puede “saludar”. 2) Abrir la articulación del pulgar de la mano libera la mano de tensión para que pueda “agitarse” suavemente.

6. Realiza un movimiento hacia adelante y hacia atrás. Aunque la investigación muestra que el tono del vibrato del violín no es exclusivamente del tono y por debajo, los ejercicios que promueven este movimiento son muy efectivos al enseñar vibrato y deben incluirse en el plan de estudios. Muchos ejercicios anotados ilustran una oscilación que se origina desde el tono previsto hasta un semitono por debajo. Ejercicios como estos son importantes ya que promueven la flexibilidad en la primera articulación de los nudillos. Al combinar este ejercicio de aplanamiento con un movimiento hacia adelante, podrás combinar ambos aspectos del movimiento de vibrato. T

7. Combina el movimiento hacia adelante y hacia atrás en un solo movimiento. Haz el movimiento de ‘pulir tus cuerdas’. Con el pulgar en el talón del cuello, coloca el segundo dedo directamente sobre el pulgar sin ningún peso en la cuerda y mueve la mano desde la muñeca para que el segundo dedo se mueva hacia adelante y hacia atrás alrededor de la ubicación del pulgar. Debes comenzar con un movimiento amplio que se haga más pequeño hasta que estén simulando un movimiento de vibrato. Repite esta actividad con los cuatro dedos. 

8. Simula el movimiento del vibrato en el aire. La combinación de los movimientos de la mano izquierda y derecha puede resultar incómoda al principio porque las manos realizan dos movimientos muy diferentes. La independencia de la mano izquierda y la mano derecha es importante; específicamente, el violinista debe poder ejecutar un movimiento de arco suave mientras vibra la mano izquierda.