Armónicos

 

Los armónicos de violín son sonidos que se oyen muy puros y airosos. Podemos definir un sonido armónico como una especie de insinuación. Cuando se emite un sonido, éste puede crear varios tonos en diferentes longitudes de onda, también llamados sobretonos. Las insinuaciones son los tonos que tienen frecuencias más altas que el tono más bajo del sonido emitido. Se denomina armónico cuando la frecuencia de la insinuación es un múltiplo de número entero de la frecuencia fundamental.

Sobretono es un término generalmente aplicado a cualquier onda estacionaria de mayor frecuencia, mientras que el término armónico se reserva para aquellos casos en los que las frecuencias de los sobretonos son múltiplos enteros de la frecuencia de la fundamental. Los sobretonos o armónicos también se denominan resonancias. En el fenómeno de la resonancia, un sistema que vibra a alguna frecuencia natural está sujeto a vibraciones externas de la misma frecuencia; como resultado, el sistema resuena o vibra con una gran amplitud.

Los armónicos se logran tocando suavemente la cuerda del violín con un dedo de la mano izquierda mientras realizas un golpe de arco normal con la mano derecha.

Otra palabra para armónicos de violín es «flageolet». Una flageolet es una flauta de madera que produce un sonido similar al de un silbido. Las notas armónicas de un violín suenan de manera similar a esta flauta. Además de que los armónicos son una de las técnicas básicas, también son algunos de los sonidos más hermosos que puede producir un violín. 

Existen dos tipos de armónicos; los naturales y los artificiales.

Armónicos naturales:

Al colocar tu dedo suavemente sobre la cuerda en uno de los puntos armónicos sin pisar la cuerda con otro dedo, estarás tocando un armónico natural. La cuerda vibra entre la cejilla y la punta de tu dedo y entre la punta de tu dedo y el puente.

Cada cuerda tiene 4 notas armónicas naturales:

1- Una octava por encima de la cuerda al aire
En la cuerda G, esta sería la G una octava más alta, como la que toca con el tercer dedo en la primera posición en la cuerda D.

¿Donde? Este es exactamente el medio de la cuerda. Puedes tocar este armónico colocando el cuarto dedo en la cuarta posición.

Puedes encontrarlo fácilmente, incluso si eres un principiante. Su punto de referencia es la caja de resonancia tal como estás en la tercera posición. Apuntas con el dedo índice hacia arriba, estiras un poco el meñique y el segundo y el tercer dedo estarán fuera de la cuerda. Mientras tu mano descansa contra la caja de resonancia, tu dedo anular se estira como un telescopio y se coloca con la almohadilla de la punta del dedo plana sobre la cuerda.

2- Dos octavas por encima de la cuerda al aire
En la cuerda G, esta es la G dos octavas más alta que la cuerda al aire, como la que tocas con el segundo dedo bajo en la primera posición en la cuerda E.

¿Dónde? Este armónico se encuentra en un cuarto de la cuerda, contado desde el puente. 

¿Cómo tocarlo? Puedes tocarlo con el tercer dedo en la primera posición. Cuando necesites tocar esto y estés en una posición alta, es mejor que elijas la versión a una cuarta parte de la longitud de la cuerda desde el puente con cualquier dedo que se encuentre cerca.

3- Una octava y una quinta por encima de la cuerda al aire
En la cuerda G, esta sería la D, como si tocaras con el tercer dedo en la primera posición en la cuerda A.

¿Dónde? Este armónico se encuentra en un tercio de la longitud de la cuerda: ya sea contada desde el puente. El sonido es el mismo.

¿Cómo tocarlo? Puedes tocarlo con el cuarto dedo en la primera posición y también puedes tocar la versión alta con cualquier dedo que quieras.

4- Dos octavas y una tercera por encima de la cuerda al aire
En la cuerda G, esta sería la B, como si tocaras con el cuarto dedo en la primera posición en la cuerda E.

¿Dónde? Este armónico se encuentra en cuatro puntos: en una quinta y dos quintas desde el puente.

¿Cómo tocarlo? Puedes encontrarlo con el segundo dedo alto en la primera posición o con el tercer dedo en la tercera posición o una de las dos mismas distancias del puente hacia abajo

Armónicos artificiales:

La cuerda se pisa de forma normal y luego se digita (con el dedo meñique) en un punto un cuarto o un quinto por encima de la nota detenida. Se aplican las mismas prácticas de notación para los armónicos artificiales que para los armónicos naturales. A menudo se utiliza una pequeña cabeza de nota entre paréntesis para indicar el resultado del sonido. Es posible agregar vibrato y tocar líneas melódicas en armónicos artificiales, pero ambas técnicas deben usarse con cuidado.

Deben suceder tres cosas: el primer dedo se coloca sólidamente en la cuerda, el cuarto dedo ligeramente y el arco debe engancharse a la cuerda. El dedo meñique deberá estar extendido y ligeramente curvado.