¿Cuánto cuesta un violín?

¿Quién es el encargado de tasar un violín, además del luthier que lo creó? A la hora de comprar o vender un instrumento antiguo, muchos aconsejan solicitar la certificación de un experto. Existen tasadores profesionales de violines que proporcionan certificados de autenticidad de origen, así como un precio aproximado del instrumento.

¿Cómo saber a qué tasador dirigirte? Quizás esta sea la tarea más complicada, puesto que hay muchos especialistas en todo el mundo y todos ellos aseguran poder hallar el origen del instrumento con un mínimo margen de error. Generalmente, los luthiers suelen ofertar la tasación de intrumentos mediante un certificado otorgado por su propia firma de luthier, pero, ¿cómo podemos conocer el valor de un violín cuyo origen sea desconocido? ¿Deben basarse los expertos en este caso en las cualidades de sonido y de estética del violín?

A lo largo de varios siglos se han fabricado “copias” de violines famosos en toda Europa y aunque la etiqueta especifique el año y el país de procedencia, muchos no muestran el nombre del luthier u otros detalles. Es aquí donde surge el problema para poder valorizar un instrumento con exactitud, puesto que cualquier violín que no forme parte de la colección de obras de Stradivari, Guarneri, Maggini, Amati o Stainer (entre otros) sería difícil de identificar; es decir, existen métodos para determinar si un violín pertenece a una de estas familias de luthiers debido a que poseen marcas concretas, barnices u otro tipo de “firmas” de autor que son inimitables, ademas de ser fabricados mayormente durante el s. XVIII.

Etiqueta de violín

Según el Instituto Smithsonian de Norteamérica, que cuenta con una extraordinaria colección de instrumentos, la autenticidad de un violín (es decir, si es realmente el producto del fabricante cuya etiqueta o firma lleva) solo se puede determinar mediante un estudio comparativo del diseño, el modelo, las características de la madera y la textura del barniz. Esta experiencia se obtiene mediante el examen de cientos o incluso miles de instrumentos, y no hay sustituto para un ojo experimentado. El Smithsonian no determina el valor monetario de los instrumentos musicales. Para tal tasación, ellos recomiendan que el instrumento sea examinado por un vendedor de violines confiable.

Por lo tanto, instituciones como Smithsonian podrían identificar, quizás, si el instrumento forma parte de las obras de estas familias de luthiers tan conocidos mundialmente, pero no se encargarían de examinar los violines que presenten etiquetas falsificadas o “copias”.

Por otra parte, James Buchanan, experto en violines de la casa de subastas de Amati, explica brevemente el proceso de elaboración de las etiquetas de violines, concretamente las etiquetas falsificadas, muy populares en Europa ya durante el s.XIX. Parece ser que algunos luthiers solían usar el nombre de Stradivari en sus etiquetas para aumentar el valor de sus piezas. Según Buchanan, la práctica de falsificar las etiquetas fue levemente desacelerada gracias a una ley de 1890 sobre aranceles que establecía que todo artículo debía indicar su país de origen.

¿Significa esto que los violines del s. XIX con etiquetas falsificadas no tienen valor? No. Lo cierto es que muchos de estos violines son de una excelente calidad pero presentan una etiqueta falsa. En cualquier caso, para obtener la mejor apreciación por parte de un experto, es aconsejable acudir al menos a un luthier que sea del mismo país o ciudad que indique la etiqueta del violín.

El certificado escrito es necesario para asegurar un instrumento. La prueba precisa de autenticación y valoración puede beneficiar tanto al cliente como al asegurador. Un certificado de autenticidad garantiza que el instrumento es genuino, protege su valor y previene la actividad de falsificación en el mercado.

La casa Amati afirma que algunos de los mejores certificados del siglo XX fueron los ofrecidos por J. & A. Beare (Londres), W.E. Hill & Sons (Londres) y Bein & Fushi (Chicago), entre otros.

Algunos de los certificados de autenticidad más conocidos actualmente son los otorgados por Jean-Jacques Rampal, fabricante de violines de París. El certificado da el origen del instrumento, su descripción completa (medidas, tipos de materiales utilizados, etc.)

Certificado de autenticidad

¿Dónde se fabrican los mejores violines del mundo?

Si te estás preguntando dónde se elaboran los mejores violines del mercado, hoy vamos a mostrarte algunos de los luthiers más cotizados de la actualidad.

Violines de luthier

Los violinistas profesionales suelen tener gustos específicos en cuanto a su instrumento y buscan casi siempre violines antiguos de alta gama. Pero, ¿qué ocurre cuando el nùmero de violines antiguos es limitado? ¿Existen luthiers que ofrezcan instrumentos que realmente puedan compararse a los Stradivari, Amati o Guarneri?

Resulta que algunos de los violines más solicitados son los violines alemanes (no solamente los italianos, como muchos piensan). Ya desde el s. XVI Alemania contaba con grandes fabricantes de violines. Más tarde, se creó la prestigiosa academia de luthiers que perdura hasta la actualidad.

Pero si te preguntas qué violines en concreto son los mejores del mundo, te encontrarás con diversas opiniones, no obstante, la mayoría de profesionales coinciden en que la lista va encabezada por ciertos modelos de Stradivari, sin lugar a dudas.

Generalmente estos violines son tan especiales que tienen nombre propio y suelen ser subastados. También puedes adquirir un violín de alta gama en una subasta de instrumentos, pero lo aconsejable en estos casos es que ya tengas claro qué instrumento estás buscando.

Comprar un violín

Si hablamos de luthiers contemporáneos, existen competiciones y premios como los proporcionados por Violin Society of America que son otorgados a fabricantes de violines. Algunos de los luthiers premiados durante el 2018 son:

Medallas de oro:

David Leonard Wiedmer
Mira Gruszow & Gideon Baumblatt


Justin A Hess
David Leonard Wiedmer
Philip Ihle

Medallas de plata:


Arie Werbrouck
Piotr Pielaszek
Yunhai Xu
Mark Schnurr
Gábor Draskóczy
Ryan L Soltis

Certificados de mérito:


Michael Doran
Gencer Cerit
Xiangwei Chen
Guy Harrison
Krzysztof Krupa
Xiaowei Liu
Benjun Zheng
Eduard Miller
Yan Wang
Christian Pedersen
Michael Daddona
Qi Cao
Andrew Ryan
Jiwon Han
Artur Friedhoff

4 Razones por las que probar un violín eléctrico

¿Por qué usar un violín eléctrico?


Si eres un violinista clásico, esta podría ser una pregunta que te estés haciendo ultimamente. ¿Por qué pasar al violín eléctrico? ¿Y cuáles son las ventajas del violín eléctrico? Estas dos preguntas se aplican tanto al violín eléctrico como a cualquier instrumento de cuerda como el violonchelo o la viola, por ejemplo.

Es obvio que un violinista no usará el violín eléctrico para tocar música clásica. Por supuesto, la música clásica está asociada con instrumentos clásicos y, por lo tanto, con los violines acústicos. Sin embargo, para otros estilos de música, encontrarás muchas ventajas en los eléctricos.

Primero, ten en cuenta que un violín eléctrico sigue siendo un violín. Incluso se pueden encontrar pocas diferencias entre violines clásicos y eléctricos. Pero aún podrás hacer la mayoría de las cosas que ya hiciste con tu violín acústico y más. ¡Se te abrirán nuevas oportunidades!

Haz el sonido más fácil


Sonorizar un violín clásico puede ser un verdadero dolor de cabeza. Con demasiada frecuencia vemos violinistas en el escenario sentados frente a un micrófono tratando en vano de capturar el sonido producido. Desafortunadamente, y la mayoría de las veces, el sonido del violín clásico se pierde en la mezcla general porque es superado por los otros instrumentos. Es más fácil sonorizar una voz, una percusión que un violín acústico.

Además, con tal sistema, el violinista ya no está libre de sus movimientos. Debe permanecer inmóvil frente a su micrófono para que la captación de sonido sea idéntica, lo cual es muy complicado cuando nos atrapamos en el ritmo.

Si bien hay docenas de sistemas que permiten sonorizar un violín clásico, nunca será tan simple como conectar un violín eléctrico. Ojo, no estamos afirmando que los sistemas de sonorización del violín acústico no sean confiables, pero son mucho menos efectivos que simplemente enchufar un violín eléctrico.

Transformar el sonido de tu violín


Este es quizás el elemento más desconocido, ¡pero el más creativo del violín eléctrico! Porque sí, al igual que sucede con las guitarras eléctricas, puedes transformar el sonido de tu violín eléctrico con efectos.

Hay docenas de efectos. Los más conocidos son wah wah, distorsión, reverberación, retraso, etc. Estos efectos le permitirán agregar matices particulares a su sonido.

Al usar un looper, también puedes convertirte en la orquesta violinista capaz de tocar todos los instrumentos por tu cuenta.

Evitar ruidos molestos


Este es un punto crucial y horrible para cualquier ingeniero de sonido. Durante un concierto, se debe evitar el efecto Larsen para preservar los oídos de los músicos y el público.
Este efecto de silbido muy desagradable ocurre cuando un transmisor amplificado y un receptor de un sistema de audio se colocan uno cerca del otro. El sonido emitido por el transmisor es detectado por el receptor, que lo retransmite amplificado al transmisor. Por lo tanto, se crea un bucle y produce una señal que aumentará en intensidad hasta alcanzar las frecuencias máximas de resonancia del sistema de audio.

El efecto Larsen se crea de acuerdo con muchos parámetros: distancia entre el transmisor y el receptor, las propiedades acústicas del lugar, las frecuencias de resonancia de los componentes eléctricos, etc.

La retroalimentación es uno de los principales problemas de cualquier instrumento acústico cuando queremos amplificarlo. ¡Con un violín eléctrico, puedes olvidarte de los ruidos ya que no hay forma de que sucedan! El sonido ya no pasa a través de un micrófono externo. En su lugar, pasa directamente del instrumento al receptor, lo que evita la creación de retroalimentación.

Poder tocar en silencio en casa


Como el violín eléctrico no tiene una caja de sonido, no puede producir ningún sonido sin amplificación.

Sin embargo, se puede usar con auriculares y un amplificador, lo que puede facilitar el aprendizaje e incluso deleitar a su familia y vecinos.

En conclusión, los violines eléctricos son ideales para actuaciones dentro de géneros de música más contemporáneos como el jazz o el rock, donde el tono clásico no es tan crucial, los violines eléctricos ofrecen una variedad de características creativas y un mundo de experimentos para el violinista que busca expandir su rango. El violín eléctrico le ofrece la capacidad de amplificar tu instrumento fácilmente usando un cable de instrumento jack a jack, o, usando el amplificador de auriculares incorporado, para practicar en silencio.

La grabación y la amplificación se hacen fáciles con estos violines y algunos de los modelos además ofrecen un aspecto único y llamativo que es un gran giro en el instrumento clásico.