El violín en el tango argentino

Según estudios se cree que el tango como género musical tiene su origen en las danzas «tanga» provenientes de Africa. Más tarde, se relaciona a la danza habanera afro-cubana, propia del s. XIX. Estas danzas son extendidas desde Cuba y Africa hasta Europa y gracias a ello el tango comienza a formar parte del folclore de diferentes zonas. Algunos tipos de tango que se encuentran entonces son el tango andaluz o tango flamenco, la milonga, la zarzuela, la polka o incluso el vals.

Durante el s. XIX, los emigrantes europeos que llegan a Argentina y Uruguay portan consigo además de sus instrumentos musicales (entre ellos el violín), también la herencia musical del tango, para transformarlo en el género que conocemos hoy en día. No obstante, el tango fue rechazado e incluso prohibido a finales del s. XIX y no es hasta el año 1915 que el tango comienza a ser bien aceptado, gracias a la clase burguesa de Francia, que tenía mucho interés en este tipo de música tan sensual y hermosa.

El violín siempre estuvo presente, siendo una parte esencial del sonido del tango argentino. Además, los violinistas de tango introdujeron técnicas de sonido innovadoras hasta el momento que incluían golpes de arco y todo tipo de percusiones sobre el instrumento, como por ejemplo:

Cepillo Con el arco sobre el diapasón, debes realizar un movimiento en un ángulo de 90 grados hacia el puente. Obtienes una especie de sonido de cepillado de rascado que puedes usar para iniciar acordes y notas rítmicas.

Tambor Esta es una forma de pizzicato donde los dedos de la mano izquierda se colocan de manera diferente. Pones el segundo dedo de la mano izquierda en la cuerda re donde normalmente tocas sol# pero colocas el dedo de modo que el borde carnoso esté cerca de la cuerda sol. Luego, toca la cuerda sol con bastante fuerza y ​​la cuerda debe rebotar en su dedo creando un sonido seco similar al de un tambor. No deberías escuchar armónicos ni notas. Debe estar totalmente seco.

Látigo Es una especie de glissando ascendente rápido que a menudo termina en un armónico. A menudo cubre la longitud del diapasón. También puedes hacer unos cortos en dirección descendente que comiencen en lo alto de las cuerdas E o A.

Sirena Tocas dobles cuerdas, comienzas alto y haces un glisando amplio y lento hacia abajo.

Golpe de Caja Golpear la caja, siendo la caja el cuerpo de su instrumento. A menudo se usa en el bajo y el violonchelo y también es posible en el violín. Puedes golpear en una variedad de formas diferentes, con el pulgar, los nudillos, la palma de la mano. Cada uno produce un sonido diferente.

Chicharra Esta técnica es cuando tocas el hilo de color en la cuerda detrás del puente. Asegúrate de que el arco tenga suficiente resina y coloca el talón del arco en la cuerda para hacer un sonido de percusión áspero. A se usa para acompañar el ritmo.

Pizzicato de banjo o Pizzicato triple

Usando tres dedos de la mano derecha (corazón, anular y meñique) realizas un pizzicato rápido parecido al que se hace al tocar la guitarra

Pizzicato de milonga Esto se usa solo en milongas y se toca pizzicato en las cuerdas detrás del puente.

Strapata Esta técnica sería solo para contrabajo y chelo, ya que no funciona bien con las cuerdas más cortas del violín y la viola. Toca las cuerdas con el arco a mucha velocidad, ya sea con las cerdas o col legno y hazlo rebotar, cerrando la mano hacia abajo sobre las cuerdas al final para crear un sonido de batería tipo redoble

Crujido de espalda Esto es cuando presionas el arco hacia abajo en la parte posterior de tu instrumento y haces rodar la madera del arco sobre las cerdas de un lado a otro. Suena como si algo se estuviera agrietando y rompiendo. No hace ningún daño al violín, solo deja un poco de resina en la parte posterior que se puede limpiar.

Arrastre Esta es una técnica muy utilizada por el piano y el bajo. Es básicamente una especie de efecto que se usa principalmente con sincopas para exagerar su efecto. Colocas el arco y los dedos más abajo que la nota en la que quieres terminar y deslizas ambos juntos hacia arriba creando una especie de sonido crujiente y brillante que terminas con un acento. Esto es utilizado por todas las bandas de tango.

Chirrido brasileño Este sonido se parece al chirrido que produce un tipo pequeño de tambor brasileño. Colocas las yemas de los dedos en la parte posterior de tu violín o violonchelo y con un movimiento rápido los llevas hacia ti a lo largo de la parte posterior del instrumento. Si tus dedos están demasiado secos, no funcionará.

Glissandos no clásicos En el tango, el uso del glissando es parte del lenguaje expresivo. Algunos de los violinistas más famosos del tango, utilizan más de 12 tipos diferentes de glissando en una sola frase. Puedes ser realmente creativo con esto y no hay reglas estrictas.

Articulación Una gran parte de lo que hace que el tango sea tango es la forma en que articulas las notas. Los músicos de tango son muy precisos en esto y tienen un marcato especial corto y percusivo tocado justo en el talón que imita el sonido del bandoneón. Lo contrario es legatos largos, con fraseos de tresillos y una forma de rubato, llamada fraseo, que literalmente baila alrededor del ritmo, empujando hacia adelante y tirando hacia atrás. Este tipo de fraseo es muy importante en las melodías de tango. Piazzolla fue un maestro en esto.

Emoción El elemento más importante de un gran tango es tocar con un 110% de emoción. Si no te involucras de lleno con tu mensaje y música, los tangueros lo sentirán y se quedarán fríos. Esta música representa tanto para la gente de Argentina y para los que bailan el tango que serás desairado si la tocas con poco entusiasmo. Como dicen los músicos de tango, no te molestes en subirte a ese escenario si no estás preparado para dar todo lo que tienes. Debes hablar desde tu corazón.

Libertad Aunque el tango tiene algunas reglas estilísticas, es música popular y por eso siempre hay un espacio creativo para que aportes tus propias ideas. Los solos que obtienes en los tangos son un momento en el que tienes que encontrar tu voz, puedes agregar todo tipo de cosas, desde cadencias de tipo clásico hasta licks de jazz.

Al adentrarnos un poco más en el tango argentino, podemos comprender con facilidad cómo es que son tan pocos los violinistas clásicos que se atreven con este género tan especial. El tango exige mucha pasión y sentimiento a la hora de interpretar, además de un sonido bello.

Astor Piazzolla

Y no podemos hablar del violín en el tango sin mencionar al músico y compositor Astor Piazzolla. Nacido en Argentina de inmigrantes italianos, Piazzolla (1921-1992) pasó parte de su juventud en Little Italy en Manhattan, donde escuchó la colección de discos de orquesta de tango de su padre y estudió con la pianista clásica húngara Bela Wilda (estudiante de Rachmaninoff). Inspirado por el tango innovador del compositor y violinista argentino Elvino Vardaro, el jazz y la música de concierto estadounidenses, y con la formación de su propia Orquesta Típica, Piazzolla revolucionó el tango en los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial.

Pero su camino no siempre estuvo claramente dirigido en la dirección del tango. Piazzolla viajó a París a principios de la década de 1950 para estudiar composición clásica con la legendaria pedagoga Nadia Boulanger. Fue ella quien lo animó a explorar su verdadera voz en el tango.

Después de escuchar al saxofonista de jazz estadounidense Gerry Mulligan, Piazzolla compuso y grabó una serie de nuevos tangos con la Orquesta de Cuerdas de la Ópera de París. Cada vez más, su música comenzó a mezclar tango, jazz y componentes sinfónicos.

Piazzolla transformó el tango mezclando jazz e influencias sinfónicas para crear instrumentales complejos. Pese a que en un principio no fue bien aceptado en su tierra natal, Astor Piazzolla es en la actualidad uno de los autores de tango más reconocidos, además de haber compuesto los geniales 25 tangos para violín y piano.

Para finalizar, veamos algunos de los violinistas de tango argentinos más populares:

Mario Abramovich – violinista y compositor

Antonio Agri – violinista y compositor

Alfredo Gobbi – violinista y compositor

Elvino Vardaro – violinista y compositor